Como en muchas partes del planeta, las políticas de carácter económico han sido creadas, diseñanas y lanzadas por los bancos centrales, siguiendo las recomendaciones de organismos internacionales, quienes dan las estrategias para el crecimiento económico.

En México, la Secretaría de Hacienda y el Banco de México se encargan de medir el crecimiento económico del país, tomando en cuenta también algunos órganos para su medición como lo son el INEGI y el CONEVAL.

Se utilizan indicadores para medir el comportamiento económico del país, a través de la medición de producción, de la inflación, de la tasa de interés bancaria, de los precios, las cotizaciones del Bolsa Mexicana de Valores, la tasa de desempleo, balanza de pagos, entre otros diagnosticando la salud económica del Estado.

Durante mucho tiempo se midió el progreso  de los países en términos económicos para saber su grado de desarrollo, sin tomar en cuenta el crecimiento humano individual. Debido a las políticas económicas imperantes; el ser humano era cosificado y formaba números en las estadísticas de evaluación monetaria.

Es así como los indicadores económicos como el PIB (Producto Interno  Bruto) o el PNB (Producto Nacional Bruto) por ejemplo, mostraban si los países iban por buen camino; anteponiendo los bienes materiales antes que al planeta y al ser humano.

Sin embargo, diferentes investigaciones hechas después de los años 50 señalan que debe haber otros parámetros para medir el desarrollo de una nación. No sólo importa el dinero o los bienes y servicios producidos, sino el crecimiento idividual de las personas, dando un giro a los paradigmas económicos que hasta esa época se habían manejado.

Se agregaron otros tipos de indicadores que mostraron si, más allá del dinero y de la producción de bienes materiales y servicios, el ser humano, como ente biopsicosocial, tenía un desarrollo integral, ya que, no se podía seguir midiendo con dinero, lo que es intangible, y que en última instancia es la esencia de la humanidad: el buen vivir.

El buen vivir, opuesto al concepto bon vivant, (producto del consumismo y del arrasamiento material del planeta), se refiere a una serie de indicadores los cuales muestran si los seres humanos logramos un crecimiento en otras áreas de nuestras existencias, además del económico. El concepto del buen vivir incluye aspectos trascendentales además del económico, como son: la salud, la educación, las buenas relaciones sociales, la cultura, la equidad, la justicia, la ecología y el cuidado ambiental, entre otros los cuales en el pasado se soslayaron.

En el texto intitulado “Revisión De Índices e Indicadores de Desarrollo. Aportes Para La Medición Del Buen Vivir”; Mauricio Phélan expone como  se han forjado estos indicadores de bienestar en el transcurso del tiempo, creando tablas y modelos para poder evaluar los resultados.

La medición del desarrollo integral de los seres humanos ha evolucionado hasta llegar al Índice de Desarrollo Humano (IDH), el cual mide aspectos como el tiempo de expectativa de vida, el nivel educativo, de ingresos, de salud, entre otros.

Además existen otro tipos de índices que se han ido integrando como son:  el Índice de Desarrollo de Género, Índice de Felicidad Planetaria, Índice de Huella Ecológica, Índice de Progreso Genuino, etc., todos ellos buscando al ser humano e integrando a la Economía en los campos de la ecología y la sociedad; una triada que debe estar presente en las políticas económicas de México y del mundo.

Señala Phélan:

(…) “Se evidencia, en consecuencia, que los indicadores económicos, como expresión sintética de un modelo de desarrollo, se han venido cuestionando por su incapacidad para expresar y reflejar aspectos de la vida más allá de lo macroeconómico. Se plantea, básicamente, que el PIB no cuantifica o ayuda a clasificar correctamente al bienestar real de las personas, al ser un indicador fundamentalmente económico, unidimensional, útil, pero parcial y limitado. En esta perspectiva los indicadores sociales están ausentes. Su participación en este enfoque es marginal.” Phélan M. (2011)

En resumen diremos que las políticas económicas de México y del mundo, no sólo se deben medir en los índices de crecimiento económicos, sino sociales y ecológicos también. Ya que el enfoque material, no necesariamente trae bienestar a las naciones y menos al medio ambiente, los cuales resienten el avance del consumismo y del daño ecológico al planeta.

A nuestro modo de ver, las instituciones encargadas de formular las políticas económicas deben trabajar en conjunto con las instituciones ambientales y de protección natural, así como las de desarrollo social, para evaluar en forma integral el progreso real de los seres humanos.

www.lawebsocial.com

Fuentes:

UNADMEXICO. (s/fº). «Economía y Políticas Públicas; Unidad 1. La Economía Nacional. Aspectos Fundamentales». Septiembre 29, 2019, de UNADMEXICO Sitio web: https://unadmexico.blackboard.com/bbcswebdav/institution/DCSA/BLOQUE2/PPS/03/PECPP/U1/descargables/unidad_1_economia_nacional_contenido.pdf

UNADMEXICO. (s/fº). «Economía y Políticas Públicas; Unidad 2. La Política y las Políticas Públicas». Noviembre 08, 2019, de UNADMEXICO Sitio web:
https://unadmexico.blackboard.com/bbcswebdav/institution/DCSA/BLOQUE2/PPS/03/PECPP/U2/descargables/Unidad%202.%20La%20politica%20Contenido.pdf

Franco, J.(2012). «Diseño de Políticas Públicas«. Octubre 29, 2019, de IEXE Editorial Sitio web: https://books.google.es/books?id=EYFxAgAAQBAJ&printsec=frontcover&dq=dise%C3%B1o+de+politicas+publicas&hl=es&sa=X&ei=PblTVNW-NIaHyAS7zoGYCQ#v=onepage&q=dise%C3%B1o%20de%20politicas%20publicas&f=false

Phélan M. (2011). «REVISIÓN DE ÍNDICES E INDICADORES DE DESARROLLO. APORTES PARA LA MEDICIÓN DEL BUEN VIVIR (SUMAK KAWSAY)». Nov 09, 2019, de Departamento de Métodos, Escuela de Sociología, FaCES, Universidad Central de Venezuela Sitio web: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=3796300

Foucault, M. (1978). “Vigilar y castigar”, España: Siglo Veintiuno Editores.

Mapa Mental hecho con https://www.goconqr.com/

ACOSTA, A (2010), “El Buen (con) Vivir, una utopía por (re) construir”. Lecturas desde laConstitución de Montecristi, Mimeo.

Categorías