Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Seleccionar página

¿Por qué es importante conocer el proceso histórico de la Revolución Mexicana y la reconstitución del Estado mexicano tras el movimiento armado?

Cuando era joven, una persona mayor nos preguntó -a mí y  a un grupo de amigos-  si nos sentíamos orgullosos de México.

Por la situación del país y por los gobiernos que habían pasado sexenio tras sexenio, la respuesta fue unánime: -¡No!

Ahora que reflexiono sobre la respuesta, no puedo decir que me siento orgulloso de nacer en México, puesto que no tuve que hacer nada para nacer en “X” lugar. No se puede sentir orgullo por algo que es azaroso y que no requiere ningún tipo de esfuerzo o compromiso.

Conforme vamos aprendiendo sobre la Historia de México y sus procesos socioeconómicos, políticos y culturales, podemos comprender quiénes somos actualmente. Somos lo que somos debido al entramado social con el que nos han construido.

Si mis padres me educaron en un individualismo social, debido a que ellos recibieron lo mismo, (más por los medios de comunicación que familiares), era lógico que mi pensamiento de joven fuera individualista, y veía lo social como algo innecesario, cual pesado lastre para la libertad.

A través del estudio y del conocimiento, particularmente del movimiento revolucionario en México y sus consecuencias, hemos tenido, -mí familia y yo- momentos de reflexión donde podemos ver cuán beneficiados hemos sido por las luchas del pueblo mexicano.

Al platicar, recordamos que el abuelo de mi padre, fue un soldado zapatista. Mi bisabuelo era un hombre, flaco, correoso, de piel morena, atlético de joven y enjuto con el paso del tiempo, taciturno, disfrutaba caminar mucho, y a pesar de haber luchado físicamente contra los ejércitos de Porfirio Díaz y después contra los de Carranza y Obregón, nunca tuvo más hacienda, que la pobre ropa que usaba, sus huaraches y sus pensamientos.

Sin embargo, sus hijos, sus nietos, bisnietos, tataranietos y choznos seguimos disfrutando de la lucha que peleó don Honorato Casasola, nos hemos beneficiado de sus hambres y penurias, de su sangre y lágrimas.

Al hacer un conteo, resulta que todos tenemos educación laica, gratuita, científica y de calidad, gracias al Estado mexicano, pero, sobre todo, a las personas que se inmolaron en el pasado para legarnos este tesoro intangible.

Gracias a la lucha de México, el sistema de salud que tenemos y de seguridad social nos protege y nos permite vivir en un país perfectible.

En pocos días vendrá otro cambio sustancial para México (01 de diciembre 2018), donde, ahora sí, una gran cantidad de personas en el país, verá con más claridad las herencias de sus antepasados, en forma abundante y clara.

A diferencia del pasado, (cuando era joven y me imaginaba que México era el gobierno en turno), con la educación me doy cuenta de que el Estado Mexicano es más grande que sus gobiernos y que puedo sentir orgullo de lo que yo puedo hacer y crear para mis semejantes y las generaciones posteriores.

¿Cómo aplico yo este conocimiento en la vida actual?

Ahora este conocimiento me da el empuje necesario para querer escribir más. Tengo la oportunidad de esparcir este conocimiento para crear una consciencia colectiva más robusta sobre nuestros orígenes.

Hablando con los demás, platicando y escribiendo, vamos reforzando el conocimiento y despertándonos para saber quiénes somos en realidad.

En el pasado, por la falta de educación, la indolencia personal, la afectación de los medios de comunicación quienes promovían el individualismo, mis pensamientos juveniles estaban alejados de la sociedad; del saberme parte de la sociedad.

Hoy, con lo aprendido, me conozco más a mí mismo y a mi entorno. Puedo sentirme agradecido con las personas que hicieron una patria más justa para todos nosotros y ver la forma de retribuirle a la sociedad el amor que nos dieron, sin conocernos, a través de las luchas sociales.

Víctor H. Vargas De la Torre.
2018

Fuentes:

CONACYT. (sep 12, 2012). “Breve Historia del CONACYT”. Oct 29, 2018, de CONACYT Sitio web: http://2006-2012.conacyt.gob.mx/Acerca/Paginas/default.aspx

UNADMEXICO. (s/f). «Contexto socioeconómico de México» |»Unidad 2. Historia económica y política de México en el siglo XX”. oct 25, 2018, de UNADMEXICO Sitio web:https://unadmexico.blackboard.com/bbcswebdav/institution/DCSA/BLOQUE2/PPS/01/PCSM_2016_02/Unidad%202/Unidad%202.%20Historia%20economica%20y%20politica%20de%20Mexico%20en%20el%20siglo%20XX_2017_2017_2.pdf

Mario Ojeda Revah. (2004). MÉXICO Y LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA (2004th ed.).Madrid: Turner Publicaciones, S.L. Retrieved from www.turnerlibros.com

Cárdenas, J.; (1982). «José Vasconcelos 1882-1982 Educador, Político y Profeta«. México; D.F.: Ediciones Océano.

López A.; (2008). «La Gran Tentación: El Petróleo de México«. México; D.F.: Grijalbo Mondadori.

Rea, C. . (2018). «Contexto Socioeconómico de México«. Nov 5, 2018, de UNADMEXICO Sitio web: https://www.dropbox.com/s/8ck7wqluikrmeb8/segunda.sesion.sincrona.CSM.ciencia.y.tecnologia.siglo.XX.pptx?dl=0#